¡No más productos químicos, luzca hermosa naturalmente!
24 marzo, 2017
Los cambios en el clima deterioran tu cabello
14 abril, 2017
Show all

La concentración en los niños es una habilidad que se va desarrollando a medida que crecen. Sin embargo muchos padres nos preocupamos, especialmente en edad escolar, porque la concentración de nuestros hijos parece no ser suficiente cuando les toca estudiar o hacer las tareas y deberes.

Primero es importante decirles, papás, que sus hijos no tienen ningún problema en su desarrollo, es decir, es normal que los niños sean distraídos –algunos más que otros- pero finalmente todos lo son.

Si tu pequeño se distrae con mucha facilidad, no te preocupes, existen estrategias y ejercicios que pueden ayudar a mejorar su nivel de atención. Tomá nota:

  • Merienda antes de todo:

No podemos pensar con claridad cuando tenemos hambre. Por eso procura siempre darle a tu pequeño una merienda antes de comenzar a estudiar o hacer tareas, incluso antes de un examen, porque un estómago hambriento es un camino seguro a la distracción.

  • Ambientes adecuados:

Si tu peque va a estudiar lo mejor será que lo haga en una habitación bien iluminada, silenciosa y con buena ventilación. Además se recomienda que lo haga siempre en el mismo lugar. Así por ejemplo puede asociar que el escritorio en su habitación es para hacer tareas y estudiar únicamente.

  • Preparar los materiales necesarios:

Si van a hacer una tarea o un proyecto, asegúrate que antes de comenzar tu hijo tenga a la mano todos los materiales que va a necesitar. Esto evita que se esté levantando a buscar cosas y rompa la concentración.

  • Paciencia, amor y cariño:

Realizar comentarios positivos a nuestros hijos les ayudará a aumentar su confianza. Es fundamental que el niño aprenda a “autoreforzarse”, es decir que él mismo reconozca el trabajo y esfuerzo y los buenos resultados. Haz que se sientan orgullosos de sí mismos.

Fortalezcamos la Memoria y la Concentración ¡Jugando!

Reconocer actividades que nuestros hijos disfrutan hacer es muy importante porque así podemos lograr que mediante juegos que disfrutan puedan desarrollar la concentración.

  • Copiar dibujos, implica fijarse en los detalles.
  • Juegos de memoria, requieren mucha atención y lo sacan de la rutina.
  • Aprender canciones, historias o poemas, estimula su memoria.
  • Colorear mandalas, requiere de mucha atención al mismo tiempo que ayuda a la relajación.
  • Los rompecabezas, son un clásico que implica mucha observación y una gran concentración.

Promemora estimula la oxigenación cerebral, fortaleciendo los procesos cognitivos y mentales, ayudando a los niños a mejorar la concentración y la capacidad de atención. ¡Promemora, es el aliado de sus hijos!

Comments are closed.